lunes, 12 de mayo de 2014

Acanto, acantus mollis


En el centro Acanto, a la derecha Laurel y detrás Hiedra variegada

 Mi jardín cambió cuando llegaron a él los acantos. Son unas plantas enormes, muy vistosas y muy poco exigentes. Sus hojas pueden llegar a medir 50 cm. 
 Después de tener hojas todo el invierno, en primavera salen estas varas de flores que todavía lo hacen más bonitos. No me extraña que los griegos copiaran sus hojas para hacer sus capiteles de estilo corintio.
  Esta planta de origen mediterráneo es una herbácea perenne rizomatosa, que quiere decir que aunque en verano pierde la hoja, bajo tierra conserva unos rizomas que hacen que en otoño vuelva a brotar. 
  Sus semillas son grandes, como habas marrones. La planta las escupe literalmente cuando están secas haciendo un ruido como un chasquido curioso de oír. 
Flores de Acanto
  Se reproducen muy bien por semillas, tanto que en poco tiempo los alrededores de las plantas se llenan de nuevas plantitas que brotan de las semillas caídas alrededor.
  Aguanta hasta -7ºC si el clima es frío. Le gusta la sombra ó semisombra, y el suelo fértil.
¿Os animais a ponerla en vuestro jardín?

1 comentario: